Entrevista con el Pastor David Greco

Pastor David Greco, Kingsgate Church. Foto por Eduardo Hoepelman

Paterson, Nueva Jersey. – El Instituto Americano para Estudios Multiculturales (AIMS Institute por sus siglas en inglés) presenta una entrevista con el pastor de la Iglesia Kingsgate, David Greco.

La entrevista, conducida por Néstor Montilla, Ph.D., en el campus Woodland Park de Berkeley College en New Jersey, es una de 160 grabadas en video para el proyecto de investigación multifacético del Instituto AIMS sobre las contribuciones de los diversos grupos étnicos que residen en los Estados Unidos. La Dra. María Teresa Montilla también hizo algunas preguntas al Pastor Greco. La entrevista tiene una duración de unos 30 minutos. Con motivo de la entrega de premios del Proyecto Latino, el pastor Greco recibió el Premio Ilustre en Religión en la categoría de Pioneros.

El Pastor Greco nació en Argentina. Emigró a la ciudad de Nueva York con sus padres cuando era adolescente. Un hombre de fe que ha dedicado su vida a ser uno de los instrumentos de Dios para salvar vidas, difundir el evangelio al mundo y al avance de la iglesia en la tierra.

Sus logros son muchos e incluyen la fundación, establecimiento y desarrollo de La Emisora ​​de Dios — Radio Visión Cristiana, la estación de radio cristiana en español más grande de los Estados Unidos. La Emisora ​​conocida como La Emisora ​​de Dios, está dedicada a promover el Reino de Dios entre millones de oyentes a lo largo de los Estados Unidos y el Hemisferio Occidental. Su ministerio se ha extendido por las Américas y el Caribe.

Actualmente, Greco es el pastor principal de la Iglesia Kingsgate, en Woodland Park, NJ. Él y Denise, su esposa, son cristianos de cuarta generación. Ambos nacieron y crecieron en hogares cristianos en un ambiente de fidelidad al Señor y de servicio a los demás. Han dedicado sus vidas a servir a Dios, amándolo, amando a los demás y extendiendo ese amor a su región y al mundo.

La familia Greco se ha propuesto vivir el mandamiento de Jesús de amar primero a Dios con el corazón, la mente, la fuerza y ​​el alma; y segundo, deben amar a su prójimo como se amarían a sí mismos. Los Grecos enseñan que cuando las personas tienen una relación saludable con Dios, tendrán una visión saludable de sí mismos y relaciones saludables con sus vecinos.

El pastor Greco también viaja por todo el mundo alentando a creyentes y no creyentes a crecer en su relación con Jesucristo y llevar el Reino de Dios a la esfera de influencia. Sus tres hijos, Anafaye, Chrisi y David, están todos involucrados en el ministerio.

Puntos destacados de la entrevista

Dr. Néstor Montilla: Díganos su nombre y ¿dónde nació?

Pastor Greco: Mi nombre es David Greco. Nací en la República Argentina. Nací en un hogar cristiano. Un hogar muy disciplinado, donde me enseñaron no solo a ser una buena persona, sino a ser un buen cristiano. Nací en un hogar muy cálido, con mucha alegría, con mucho apoyo. Y a los 16 años, mi familia emigró a los Estados Unidos. Así que mis primeros 16 años fueron en mi país natal. Allí hice mi primaria y secundaria, High School, hasta el cuarto año. Estaba a un año de terminar y lo completé aquí en los Estados Unidos.

Mi vida de niño y de joven se dividió en dos partes: Mi vida era mi hogar y la iglesia. Tuve una vida muy supervisada, muy bien cuidada. Yo no era un niño caminando por la calle… un joven de la calle. Yo era alguien que se dedicaba a estar en la familia, en mi casa, en mi casa y en la iglesia. La iglesia tomó mucho tiempo porque estaban mis amigos, mi familia, mi familia extendida, y tuve 16 años de alegría, de aprendizaje y también algo que fue muy importante para mí, crecí alrededor de personas adultas con figuras, con personas que estuvieron a mi lado y me aconsejaron y me enseñaron mucho. Eso es muy importante como joven, como niño y como joven estar siempre rodeado de gente adulta. Mis años de niño fueron de los años 50 pero también mis años de juventud en Argentina fueron del 60 al 70. Durante los últimos años de mi juventud hubo un gobierno militar en Argentina… una dictadura militar.

Dr. Néstor Montilla: Entonces llega con su familia a Estados Unidos y ¿dónde se ubica?

Pastor Greco: En Nueva York, directamente en Brooklyn. Y ahí en ese tiempo en el ’70 había una comunidad latina, pero no era tan grande como lo es hoy. Una comunidad mayoritariamente puertorriqueña, pero tuvimos la bendición de asimilarnos directamente a la comunidad latina, pero a la comunidad de la iglesia, la iglesia evangélica. Entonces enseguida nos integramos en un ambiente muy familiar, muy caliente, muy solidario. En una o dos semanas teníamos departamento, teníamos muebles, teníamos trabajo, ropa… ese era el ambiente donde entramos. Entonces no tuvimos un choque cultural porque entramos en nuestra comunidad. El primer día que entré a la escuela secundaria, a la escuela secundaria, inmediatamente me di cuenta de que había una guerra allí. La guerra de gangas entre pandillas. Y fue un conflicto racial. Eso fue en los años del conflicto racial entre afroamericanos y blancos. El latino era… Yo estaba metido en el asunto, pero sobre todo eran los blancos y los afros y los podía ver cerca porque me venía a buscar y no sabía. Yo no sabía nada de eso.

Dr. Néstor Montilla: ¿Por qué pensaban que eras blanco?

Pastor Greco: Sí, porque me vieron con esta cara y mi apellido es italiano. Y yo no sabía lo que estaba pasando. Sabía hablar español y lo recibí, recuerdo que en mi experiencia un año después en la Secundaria, conocí a un grupito de muchachos cristianos que me protegieron, me ayudaron y me escondieron. Me escondieron. Y eso fue una bendición muy grande para mí.

Dr. Néstor Montilla: ¿Nunca tuviste que ser golpeado?

Pastor Greco: No nunca. Nunca porque estaba protegido. Bueno, Dios me protegió primero y luego mi grupito que estaba ahí en la escuela que me protegió. Me dijeron lo que tenía que hacer, lo que no tenía que hacer, cómo hablar, cómo no hablar. Si. Pero en la ciudad había mucha violencia. Esto fue en los tiempos en que la gente… había gente que se subía a los techos y mataba a la policía… bueno, era un momento muy difícil en la ciudad de Nueva York.

La droga estaba en su apogeo. Y en la comunidad hispana, particularmente la comunidad latina, había mucho sufrimiento porque era sobre todo en las comunidades pobres… la droga.

Dr. Néstor Montilla: Cuéntenos entonces vas a la escuela y ¿qué pasa después? ¿Sigues en la escuela o qué pasa con tu vida a partir de ahí?

Pastor Greco: Voy a estudiar en el Brooklyn College. Estuve allí durante dos años. Sentí que no era mi lugar. Allí no había lugar para mí y fue entonces cuando decidí ir al seminario a estudiar, a continuar mis estudios teológicos.

Dr. Néstor Montilla: Luego termina sus estudios eventualmente.

Pastor Greco: Absolutamente.

Dr. Néstor Montilla: Cuéntenos un poco sobre esa experiencia en el seminario.

Pastor Greco: Bueno, esa fue una experiencia muy interesante porque allí sí fui a estudiar a una escuela de las Asambleas de Dios, una escuela bíblica. Fui a Pensilvania. Entré en otro mundo allí.

Dr. Néstor Montilla: ¿Qué edad tenías entonces?

Pastor Greco: Ya tenía 19 años o 20 años y ahí entré en otro mundo. Ingrese al mundo fuera de la ciudad donde todos se saludan y son muy respetuosos porque no eran de mi cultura. Así que tuve que acostumbrarme a esa cultura. Y fue bueno. Muy positivo. Allí estuve tres años y medio. Terminé mis estudios de teología y luego continué mis estudios de posgrado en la Universidad de Villanova.

Dr. Néstor Montilla: ¿Y también se gradua?

Pastor Greco: Sí. Hubo otra experiencia diferente porque ahí como evangélico tuve que aprender a relacionarme con los católicos y fue una experiencia maravillosa.

Dr. Néstor Montilla: Entonces, ¿qué grado recibes, qué grado?

Pastor Greco: Una maestría.

Dr. Néstor Montilla: Entonces entras en la comunidad de la iglesia. ¿Cómo surgió el pastoreo de iglesia?

Pastor Greco: Bueno, fue interesante porque pensé que después de graduarme, como ya había hecho cursos de teología, iba a comenzar mi carrera ministerial en las iglesias, en alguna iglesia. Tuve muchas ofertas en los Estados Unidos, porque siempre hay necesidad de ministros. Y un ministro bilingüe, que sepa manejar los dos idiomas, es muy buscado. Y tuve varias oportunidades. Yo ya estaba casado con mi esposa. Pero teníamos ganas de volver a la ciudad de Nueva York porque teníamos que pagar la deuda de los estudios. Y dije, vamos a trabajar durante un par de años, pagar toda nuestra deuda estudiantil y luego comenzar. Y bueno, trabajamos, pero en ese proceso de trabajar y asistir a una congregación estadounidense en Staten Island, el pastor me dijo, el pastor de mi congregación, dijo: ‘¿Sabes que hay un miembro de nuestra iglesia que es un gerente de una estación de radio y necesitan a alguien que trabaje y sea bilingüe?’ Y fui y me contrataron solo para trabajar en la administración de la radio. Cuando entré, conocí a un hermano, un hermano muy querido, muy lindo, muy hermoso, que estaba comprando tiempo y estaba dando oportunidad a otros pastores de venir y predicar en esa radio. Pero eran sólo dos horas a la semana. Y ahí es donde empezó todo. Y ahí empezó toda la experiencia, asegurándonos eso, asegurándonos que este hermano tenía los fondos para pagar. Y en unas pocas semanas se quedó sin dinero. Y vino y dijo: “Se acabó el dinero… Terminó, no hay más que pagar. Se acabó la visión”.

Dra. María Teresa Montilla: ¿Quién era ese hermano?

Pastor Greco: Cadin Castelo, un hombre de fe que le creyó a Dios. Un hombre…lo único que puedo decir es que tuvo fe.

Dr. Néstor Montilla: ¿Y eso era una emisora local en Brooklyn?

Pastor Greco: Era en Staten Island.

Dr. Néstor Montilla: ¿Qué pasa después de ahí?

Pastor Greco: Lo único que pudimos hacer fue reunirnos. Me acuerdo que nos reunimos tres de nosotros y dijimos, ¿qué vamos a hacer ahora?’. Y uno de los pastores, Manuel Castro, que era uno de los pastores que estaba ahí dijo: ‘Bueno, lo único que podemos hacer es ir a la audiencia y pedirles que nos ayuden”. Y yo dije, ¿qué?” Vamos a pedir… no, no, no.

Y el dijo, “Si, si, si. Eso se hace en Puerto Rico”.

Bueno, entonces dijimos, bueno vamos a tratar. Y esa semana, me acuerdo que con mucho miedo, la primera, el primer sábado, le dijimos a nuestro contacto en la emisora que la semana que viene no íbamos a poder volver. Y ese sábado, nuestra gente, sin muchos recursos, ancianos, ancianas, gente muy humilde, ese sábado, enviaron suficiente dinero para pagar por todo el mes. El martes cuando fuimos a la caja postal, había suficiente dinero para pagar todo el mes. A, entonces dijimos, así sí . Y entonces así se siguió comunicando esa visión hasta que se adquirieron más horas, más horas y más horas, hasta que se compró la emisora, que fue un milagro De Dios.

Dr. Néstor Montilla: ¿Cómo se llamaba la emisora?

Pastor Greco: Radio Visión Cristiana.

Dr. Néstor Montilla: Surge en Staten Island.

Pastor Greco: Surge en Staten Island y surge con el sacrificio y la generosidad del pueblo De Dios y Latino de las iglesias evangélicas que dieron lo que no tenían. Y hubo dos o tres contribuciones grandes, pero la mayoría, el 99,9 por ciento de las contribuciones eran todas de $10 dólares, 20 dolores.

Dr. Néstor Montilla: De las tres personas, dígame los nombres.

Pastor Greco: Bueno, el Reverendo Cadin Castello, el Pastor Manuel Castro y yo. Fuimos los tres que comenzamos ese grupito secreto, porque, y después se unieron todos los demás pastores.

Dr. Néstor Montilla: Yo me imagino que en ese tiempo, la cantidad de dinero que estamos hablando… ¿a cuánto llegaba para pagar la emisora?

Pastor Greco: Bueno por semana eran alrededor de mil dólares. Eso era muchísimo dinero.

Dr. Néstor Montilla: ¿La emisora, llegaba hasta dónde?

Pastor Greco: El área metropolitana.

Dr. Néstor Montilla: ¿Se recuerda la frecuencia?

Pastor Greco: 1330 AM.

Dr. Néstor Montilla: Y todavía es. Entonces, la registraron ¿a nombre de quién?

Pastor Greco: Cuando se compro, se registró como Radio Visión Cristiana.

Dr. Néstor Montilla: ¿Se registró como una corporación?

Pastor Greco: Si, como una corporación. Después de eso vino el desafío mas grande, porque después había que pagar el préstamo porque la emisora costo $13 millones de dólares. Y había que pagar un gran balance…

Dr. Néstor Montilla: ¿Y como ustedes deciden comprar una emisora por $13 millones de dólares? Eso es una hazaña extraordinaria que un grupo de latinos tenga el coraje de hacer una inversión de tal naturaleza cuando ustedes no tenían el dinero, mas bien contaban con la anuencia de la…

Pastor Greco: Algunas de estas cosas yo las he mantenido en secreto. Hubo varios milagros. Era imposible que una corporación sin fines de lucro y una corporación minoritaria y una corporación religiosa reciban un préstamo de $11 millones para comprar una radio que valía $13 millones. No era posible. Entonces, uno de los milagros que recibimos fue que la gente, la corporación que nos vendió la radio, ellos compraron otra emisora y ellos entonces tuvieron que conseguir financiamiento para hacer su operación. Y cuando fueron a sus agentes para conseguir finanzas, le dijeron, bueno nosotros ..ustedes van a ser nuestros agentes. Nos van a financiar nuestro proyecto. Esta son gente de muchos recursos. Ellos dijeron, si quieren financiarnos a nosotros, le tienen que financiar al grupo hispano. Entonces ellos respaldaron y esto yo no lo he dicho mucho, pero ellos respaldaron el préstamo. Claro, toda la gloria es para Dios porque esta gente era también creyente y ellos entendían lo que íbamos a hacer. Ellos nos dieron ese apoyo. Pero el milagro, fue un milagro igual. Con ese apoyo…fue un milagro. Tuve varias experiencias donde yo directamente vi a Dios obrar. Y a Dios convencer a personas que no estaban convencidas.

Dra. María Teresa Montilla: Díganos de algunas de esas veces.

Pastor Greco: Oh. Una vez querían que uno de los bancos que financian toda esta operación es un banco hispano. No voy a mencionar el nombre de este banco. Pero era uno de los dos bancos latinos que había en Nueva York. Entonces fuimos ahí. Yo fui solito. Pensando, ¿que estoy haciendo yo acá? Yo no se nada de esto. En la primera reunión, uno de los oficiales del banco, hispano, hizo una presentación terrible, horrible… empezó a hablar y a decir, a esta gente no le podemos tener confianza, y mencionó el caso de Puerto Rico. Esta gente tiene lideres como Puerto Rico, porque en Puerto Rico hay un líder que se llama Jorge Raschke y este hombre un día salió por la radio y porque no le sacaron una pagina de promoción, les dijo a todas las iglesias que saquen todo su dinero del banco y casi nos quiebran. Entonces él dijo, a esta gente no se les puede prestar dinero porque ellos pueden salir por radio y decirles a todas sus iglesias que saquen el dinero y después va a haber problemas. Yo dije, ay, ay, ¿ay y ahora? ¿Qué hacemos? Al día siguiente, fui a una reunión con la misma gente y ese señor, que dijo todo eso, dijo, yo pido la palabra. Y no se lo que paso, quien lo convenció, pero su segundo reporte fue exactamente opuesto. El convenció al banco para que nos den todo el dinero, de tal manera que el banco principal me llamó y me dijo, no los necesitamos a ellos, vamos a prestar todo el dinero. Para mi, esta fue una señal porque este es un banquero que ve numeritos, y como convencido… después de presentar un reporte negativo, ahora ofrece un reporte tan positivo que en una reunión de una hora convenció a todo el mundo. Esas son las cosas… los testimonios que yo he visto a Dios en ese ambiente para que la iglesia latina Evangélica en Nueva York tenga su propia emisora.

Dr. Néstor Montilla: Usted se mantuvo en Radio Visión ¿por cuánto tiempo?

Pastor Greco: Desde el 85 hasta el 99, hasta el fin del 99.

Dr. Néstor Montilla: ¿Qué función desempeñaba usted, ahí?

Pastor Greco: Director.

Dr. Néstor Montilla: ¿Y tenía también su programa de radio?

Pastor Greco: Bueno, no tenía mi programa, yo tenía que salir diariamente en la radio para presentar la visión continua de la radio, de los gastos, la visión, alguien tenía que hablar representando la radio.

Dr. Néstor Montilla: Entonces, la junta ¿Cuándo comienza la…?

Pastor Greco: Desde el principio hubo junta de directores.

Dr. Néstor Montilla: Y esa junta se reemplazaba. ¿Los miembros servían por un tiempo, o era una junta permanente?

Pastor Greco: Mayormente, una junta permanente, fiel, desde el principio. Hubieron cambios, pero fueron gente muy fiel que se mantuvieron ahí, trabajando muy fielmente.

Dr. Néstor Montilla: ¿Y hubo algún presidente que se quedó…?

Pastor Greco: Se reelegía.

Dr. Néstor Montilla: Se reelegía cada cierto tiempo. Entonces, ¿Qué pasa que usted deja a Radio Visión Cristiana? ¿Qué pasó?

Pastor Greco: Después, claro, hubo una diferente dirección en el ministerio y me dediqué a viajar por las naciones, puertas se abrieron en Latino América, Europa, varias partes del mundo. Me dediqué a la enseñanza, a la predicación y al evangelismo.

Dr. Néstor Montilla: Ya usted tenía unos cuarenta anos de edad.

Pastor Greco: Si. Y tuve una experiencia maravillosa. Todavía la tengo, ¿no? de estar con gente de toda clase desde una iglesia pequeñita, hasta un coliseo, hasta un estadio, hasta clases de universidad, gente preparada, siempre presentando el mismo mensaje.

Dr. Néstor Montilla: Y entonces hoy, ¿Dónde lo encontramos?

Pastor Greco: Soy Pastor de una congregación multicultural aquí en el norte de New Jersey. Tenemos una congregación donde todo el servicio es en ingles y otra congregación donde todo el servicio es en español. Estoy hablando…no digo que son anglos, en nuestra congregación en ingles hay de todo; muchos son segunda y tercera generación de Latinos. Y tenemos esas dos congregaciones que son una congregación y ahí he visto una dinámica poderosa porque he visto a un ejecutivo de Wall Street clase media alta ser amigo, pero intimo de un pintor mejicano. Y de gente indocumentada con gente muy conservadora que nunca habían conocido a alguien indocumentado y ahora si que lo conocen y han cambiado de mentalidad porque ahora tienen una relación de cerca, ¿no?

Dr. Néstor Montilla: De todos estos logros, ¿Cuál ha sido su mayor logro que usted considera algo excepcional en decir su historia?

Pastor Greco: Bien fácil. Yo vengo de una familia, ya cuarta generación evangélica. Y mis bisabuelos comenzaron a correr como un maratón y mis bisabuelos corrieron su parte, y mis abuelos y mis padres y ahora yo estoy corriendo mi parte del maratón, haciendo lo que ellos empezaron y no terminaron. Y mi mayor logro ha sido ver a mi esposa y a mis tres hijos servir a Dios en mi congregación.

No solamente eso, pero ahora yo tengo a mis cinco sobrinos, hijos de mi hermano que falleció hace diez anos atrás y con mi cuñado y ellos son mis hijos también. Y de ver a mis hijos, dos hijas y a mi hijo y ver a mis cinco sobrinos seguir los pasos de sus abuelos y sus bisabuelos. El mayor logro es mi familia. Después de eso, viene el cambio, la transformación que yo he visto que ha tenido gente que ha venido destruida, herida, golpeada, confundida. Y he visto como en años – algunos cambios toman años, otros toman meses– he visto cómo sus vidas han sido radicalmente transformadas.

Dr. Néstor Montilla: En su historia, todos esos obstáculos sirvieron como un peldaño mas para usted seguir. Cuéntenos de cómo lo que estaba ocurriendo en la sociedad resulto en que muchas personas que se perdieron en las drogas. La iglesia los recibió. ¿Cómo cambio eso un poco la estructura que había en la iglesia? Díganos sobre eso para que la presente generación tenga un entendimiento de cómo ha evolucionado la iglesia evangélica en los Estados Unidos desde ese entonces hasta el presente.

Pastor Greco: Bueno, de lo que yo se…bueno en las décadas de los 60s y 70s hubo un gran empuje en la iglesia, especialmente en la iglesia latina en el área metropolitana de Nueva York. La iglesia fue muy militante, muy evangelista donde había mucha necesidad y la iglesia salió a la calle a buscar a la gente mas necesitada. Vinieron mucha gente necesitada, herida, drogada, de vida de crimen. Vinieron…encontraron su refugio en la iglesia. Y vinieron y fueron aceptados. Pero el mensaje de la Iglesia en ese tiempo fue un mensaje muy limitado. Era un mensaje de salvación, pero no se enfatizaba mucho el tema de la restauración, de la sanidad interior. Y por eso vinieron muchas personas a la iglesia. Y creyentes, sus vidas fueron transformadas, pero no fueron transformadas profundamente, quedaron todavía algunas cositas de su pasado de sus vidas. Y en estos últimos años donde ha venido una renovación…si una renovación muy marcada, el énfasis ha sido de no solamente hablar de la salvación de la vida eterna, pero de hablar de un cambio en nuestra formación a nivel de corazón, donde no solamente el corazón es transformado, pero la mente renovada. Y la iglesia ha progresado mucho en eso. Ha progresado mucho porque el mensaje completo del evangelio de Cristo no es solamente que tenemos, que recibimos vida eterna y perdón a nuestros pecados pero que somos transformados. Pasamos por una transformación al nivel mas profundo de nuestro corazón y de nuestra mente. Y eso ha costado, ha costado luchas y discusiones y campos teológicos, pero estamos llegando a una armonía en esto, ¿no? Si. ¡Muy lindo!

Dr. Néstor Montilla: ¿Tiene algo más que añadir a su historia de vida?

Pastor Greco: Como latino… es muy fácil moverse con nuestra gente. Somos muy alegres. En treinta segundos a un minuto… ya nos hacemos amigos… de dónde eres, dónde está él y esto y aquello y encontramos experiencias en común y como latinos siempre tenemos cosas en común. Y es muy fácil. Pero creo que en los últimos 10 años, una de las contribuciones más importantes que he visto en mi vida no es con la comunidad latina. Es con la comunidad angloamericana. ¿Por qué? Por el ambiente antiinmigrante, antilatino, prejuicio, racismo, como pastor tengo que hablar en contra de eso porque todos somos creación de Dios, creados a imagen y semejanza de dios y nadie es mejor que otro y nadie es superior a otro. Entonces, lo que he visto codearse no con la comunidad latina, sino con la comunidad americana, anglosajona y hasta afroamericana es también que en el ambiente de una iglesia la gente se conoce, se codea, come junta. Sus hijos van a la misma clase. Se les conoce por nombres. Y para mí ha sido un placer, muy especial decirle a alguien que no es latino, que posiblemente es muy conservador o muy conservador, decir, ¿Ves ese chico que está ahí, o ves esa familia que está ahí?

Dicen: “¡Oh! O sí, los quiero mucho. Los aprecio. ¡Son mis hermanos en Cristo!”

Verás, le digo, son indocumentados. Y veo la reacción y les digo, son indocumentados. Son. Lo son. Y su primera reacción, ya sabes, es: ¿Qué podemos hacer para ayudarlos?” Y ahí veo el verdadero corazón y ahora entiendo por qué sale todo este odio y todo este prejuicio… es porque no saben; si conocieran a esa gente, si conocieran a los indocumentados, si supieran… Le he podido decir a alguien, le he podido decir: “¿Ves esa muchachita que está ahí, es una chica DACA. Ella es una dreamer. Y la reacción es “¿Sí?” Y digo, ves como funciona, ves todo lo que hace, cómo se sacrifica.

La reacción es “¡Oh!”

Si en este país tuviera ese tipo de relación, y que lógicamente es más fácil de vivir en el ambiente de una iglesia, pero si nosotros como cristianos si fuéramos con luz, ¿no? y lo somos, y haríamos esas conexiones, ese odio y ese racismo y ese prejuicio… no existiría. Entonces, considero que una misión… una misión como pastor es ser una voz de reconciliación.

Dr. Néstor Montilla: ¡Hermoso! ¡Muchas gracias,Pastor Greco! ¡Excelente! ¡Fantástico! ¡Aleluya!
Pastor Greco: ¡Muy bien!

Pulse aqui para ver y escuchar la entrevista. Bendiciones.


Interview conducted at Berkeley College in Woodland Park, NJ